« Volver

Como transformar a la dieta en un aliado de tu salud

Mar 10, 2017

La obsesión por un cuerpo delgado y esbelto, alimentada por el constante bombardeo publicitario de “dietas milagrosas” que prometen erradicar los kilos de más, lleva a muchas personas a cometer errores en su alimentación que a largo o mediano plazo pueden tener serias consecuencias. Antes de comenzar cualquier plan para perder peso es fundamental consultar la opinión de un experto, para determinar si se padece de sobrepeso, obesidad, en qué grado y determinar cuáles son las mejores alternativas de tratamiento.

A continuación presentamos una serie de recomendaciones para que la dieta sea efectiva y sus resultados duraderos. Los esfuerzos que realiza para perder el exceso de peso y alimentarse correctamente siempre tienen una recompensa en su estado de salud aunque no se manifieste esto rápidamente en su báscula.

Para transformar a la dieta en un aliado para la salud:

  • No realice dietas excesivamente bajas en calorías: al ser tan estrictas sólo se “aguantan” por poco tiempo y no conducen a un cambio de hábitos. Éste tipo de dietas pueden conducir a carencias de vitaminasy minerales y aumentan hasta 18 veces el riesgo de desarrollar un trastorno de la conducta alimentaria (anorexia y bulimia). Con reducir 500 kcal/día de la ingesta habitual ya pueden obtenerse grandes
resultados.

  • No copie dietas de revistas o amigas: las dietas no son transferibles, deben adaptarse a cada persona. Copiar dietas de revistas o dietas realizadas por otras personas puede resultar ineficaz y hasta peligroso.

  • Mastique muy bien los alimentos: las señales de saciedad que se producen en el estómago tardan unos 20 a 30 minutos desde que se ha comenzado a comer. Si se come muy de prisa puede tomarse mucha más cantidad de alimento antes de que a su cerebro le lleguen esas señales.

  • No se salte el desayuno: este debe cubrir del 20 al 25 % de las necesidades de energía del día. Se ha observado en diferentes estudios que el saltearse el desayuno conduce a una mayor ingesta en las siguientes comidas y a una menor calidad en general de la dieta con mayor consumo de grasas y menor de hidratos de carbono y fibra.

  • Intente modificar sus hábitos: aprenda a seleccionar los alimentos con menos calorías, cocinar con poca grasa, modifique su forma de comprar y preparar los alimentos.

  • No se centre sólo en la alimentación y realice actividad física. Por muy pequeña que sea siempre será mejor que no realizar ninguna.  La actividad física ayuda a que la pérdida de peso sea en base a grasa y se preserve la masa muscular, así mantendremos el metabolismo activo y evitaremos el conocido efecto “yo-yo”. El éxito a largo plazo del peso perdido depende de una actividad física regular además de una buena alimentación.

  • No piense que hacer dieta obliga a “vivir a filete y ensalada”. Las comidas deben resultar apetitosas para lo cual es necesario un poco de planificación y creatividad.

  • Tenga presente no sólo la cantidad, sino también la calidad de lo que come.

  • Fíjese un peso razonable: no siempre es posible llegar al peso que a uno le gustaría.  Una pérdida del 5 al 10 % del peso inicial ya reporta grandes beneficios para su salud.

  • No cambie por completo sus patrones alimentarios durante el fin de semana, recompénsese pero con moderación. Puede emplear endulzantes naturales sin calorías como Truvía® para disfrutar del dulce sin excesos.

  • Tenga siempre presente dos claves: la variedad y la moderación.

Dieta-salud.jpg?mtime=20161124061934#ass