« Volver

Cuidado con los excesos en Navidad

Dic 23, 2016

Llegan las fiestas y con ellas las reuniones familiares y las grandes comidas. La familia se reúne para charlar, recordar anécdotas y compartir vivencias, sin embargo, algunos sienten a las fiestas como el momento del año en el que se tira por la borda el esfuerzo de todo un año por tener una alimentación saludable.

Lo ideal sería disfrutar de las fiestas procurando no excederse demasiado y sin sacrificar los hábitos alimentarios saludables que cuesta tanto alcanzar.

Por ello os proponemos algunas estrategias que ayudaran a celebrar las fiestas, sin remordimientos, sin empachos y sin dejar de disfrutar.

1) No llegar a la celebración hambrienta/o, esto le permitirá ser más selectivo a la hora de elegir qué comer.  Para ello se puede hacer algo tan sencillo como tomar antes de salir de casa un zumo natural, una fruta o una galleta preferentemente rica en fibra.

2) Cuanto más lejos de la mesa o de las fuentes donde esté la comida mejor: lo ideal es servirse pequeñas porciones en un plato y alejarse, siempre que se pueda

3) Hablar distrae el apetito: si se tiene una buena conversación con los vecinos de mesa, se verá obligado a comer pequeños bocados y menor cantidad de comida, no obstante, no pierda el control sobre lo que va comiendo.

4) No coma por los ojos: en las comidas o cenas siempre se ofrece gran variedad de platos y todos presentados con gran esmero. Por eso es habitual que la comida, aunque no se tenga demasiada hambre, entre “por los ojos”. Hay que comer de forma inteligente y servirse sólo lo que realmente se desee comer.

5) Procurar servirse pequeñas porciones. La clave está en la moderación. Lo mejor en estas fechas es comer de todo, pero con sensatez, sea prudente. La mayoría de las veces, basta con un solo bocado para saciar la curiosidad por un sabor en particula

6) Masticar bien los alimentos. Mastique bien, despacio y triturando los alimentos. Comer requiere su tiempo y masticando y ensalivando bien los alimentos percibiremos más sensaciones agradables comiendo menos.

En las “comidas especiales”, comenzar con unos entrantes ligeros a base de hortalizas y finalizar con postres a base de frutas son las opciones más saludables ya que facilitarán la digestión y ayudarán al control del aporte calórico total de la comida.

Cuidado con los dulces: modere el consumo de turrones, mazapanes, mantecados y otros dulces navideños que resultan muy calóricos. Puede elaborar recetas con Truvía® de este modo podrá disfrutar del dulce sin aportar más calorías.

Celebrar no es sinónimo de mala alimentación, existen diversas formas de mantenerse saludable y deleitarse con su plato favorito, recuerde estos consejos y sobre todo no olvide una vez pasadas las fiestas retomar la normalidad y el equilibrio en su alimentación.

Excesos-navideños.jpg?mtime=20161124041